Hoy en día, disponer de un equipo de foto y vídeo en condiciones es fundamental a la hora de ocuparse de la comunicación digital de una empresa.

Tengan estas o no a alguien encargado de crear este contenido, muchas veces los que gestionamos sus redes sociales nos encontramos con que la lentitud a la hora de entregar el trabajo de las personas que hacen fotos o vídeos, y que no se han adaptado a la inmediatez que exigen las redes sociales, lastran nuestra comunicación.

Es entonces cuando debemos optar, y es algo que en la Barber estamos haciendo desde el primer día, por complementar a estos profesionales con otro tipo de contenidos, mucho más ágiles, y que están pensados para su difusión en los canales 2.0.

Para ello, lo ideal es disponer de un equipo especialmente pensado para esta tarea, y que, manteniendo la máxima calidad, haga nuestro trabajo lo más sencillo y rápido posible.

Y no se trata solamente de invertir en equipo, sino de saber optimizar esta inversión y optar por aquello que nos conviene más en todo momento.

Es por ello por lo que vamos a ver hasta 3 opciones a la hora de disponer un equipo que nos permita crear contenido audiovisual para redes sociales, con tres rangos de precio muy diferentes, y que conseguirán que vuestro trabajo en este campo sea muy profesional. Porque, aunque la inversión del cliente sea mayor o menor, jamás debemos permitir que su presencia digital tenga un aire amateur. Si el presupuesto es pequeño, la calidad debe ser la misma, aunque reduzcamos la cantidad de contenido.

1. EL MÓVIL Y/O LA TABLET

El móvil, ese artilugio que nació con el objetivo de poder hacer llamadas desde cualquier lugar, se ha convertido hoy en una oficina portátil, y por supuesto, en una potente cámara de fotos y vídeo que nos puede ayudar a la hora de crear contenido específico para redes sociales.

Hoy en día, cualquier smartphone dispone de una cámara capaz de hacer fotos a más de 10 megapíxeles, y grabar vídeo al menos en Full HD. Por lo tanto, la diferencia en este caso viene en el software que tengamos para aprovechar este potencial, y como complementamos la rapidez del smartphone con otros dispositivos.

En nuestro caso, y basándonos en la experiencia con diferentes teléfonos, creemos que el sistema operativo de Apple, al tratarse de un software cerrado y que está instalado en un hardware limitado en cuanto a variedad, ofrece mayores posibilidades de aprovechamiento.

grabar videos con iphone

Así, aplicaciones para iOS como Recolive Multicam, que nos permite convertir cualquier iPhone o iPad en una poderosa mesa de edición en tiempo real, como si de un estudio de televisión se tratase, son impensables todavía en Android, donde la gran variedad de marcas y dispositivos diferentes hacen muy difícil adaptar este tipo de aplicaciones. En nuestro caso, además de esta app de la que ya os hablamos hace un tiempo, utilizamos otras que os listamos a continuación:

  • Vont: Una app con la que podemos insertar subtítulos a cualquier vídeo, pudiéndolos personalizar con fuentes, transiciones de entrada o salida y muchos aspectos más.
  • Stop Motion: su nombre lo dice todo. Una app sencillamente perfecta que nos ayuda a crear vídeos utilizando esta técnica, y que dispone de muchas herramientas para que sea más sencillo hacerlo. La opción para poder ver semitransparente la última imagen que hemos tomado, mientras hacemos otra, va genial, y el resultado, con la paciencia que exige esta ancestral técnica, es espectacular.
  • Quik, un fantástico editor de vídeo que sí que dispone de versión para Android. La posibilidad de hacer casi de manera automática una versión del vídeo cuadrada y otra horizontal (ideal para Facebook y Youtube), es simplemente única, y nos da mucho juego a poco que nos dediquemos a exprimirlo.
  • LumaFusion es un editor de vídeo capaz de trabajar con multipista, y con opciones impropias para un editor de vídeo para móvil como la corrección de color (incluyendo la posibilidad de importar Luts), exportar en 4K o incluso vídeo 360, lo que lo convierten en una excelente alternativa a Premiere o Final Cut para iPad (es aquí donde mejor se aprovecha). Su precio es un poco elevado (22 euros), pero sus prestaciones están a un nivel mucho más alto que el resto de editores de vídeo para móvil.
  • Filmic Pro: Tan importante como editar el vídeo, es disponer de una aplicación que nos permita grabarlo teniendo el mayor control posible sobre la imagen y el audio, y aquí, FIlmic Pro es referencia desde hace muchos años. Podemos ajustar cualquier parámetro de lo que grabamos, y tendremos el control total de lo que se verá y oirá en el archivo final. Aunque dispone de versión para Android, que dependiendo del móvil del que dispongamos tendrá más o menos opciones, es en iOS donde desata todo su potencial, habiéndose incluso rodado películas profesionales con ella. Además, si tenemos un iPhone 7 o superior, podemos trabajar incluso con perfil de color logarítmico, ideal si nos gusta después hacer corrección de color.

editor de video para movil Filmic Pro

E independientemente del móvil que utilicemos, consejos básicos de fotografía y vídeo, como tener una buena iluminación, seguir reglas como la de los dos tercios, o rodar en horizontal, (aunque con la llegada del vídeo vertical esto ya es un tema más de cada uno), pueden darle a nuestro contenido un toque mucho más profesional, y sin tener que realizar una gran inversión.

2. EQUIPO DE FOTO Y VíDEO 4K POR MENOS DE 700 EUROS

sony rx100 cámara 4k

Aunque es cierto que los móviles de hoy en día ya son capaces de hacer fotografías o vídeos de gran calidad, el toque y el look de las cámaras las convierten en una inversión necesaria si queremos dar un paso más en este aspecto.

Hoy en día, las cámaras sin espejo han permitido disponer de equipos de altas prestaciones, capaces de conseguir resultados casi profesionales, con un tamaño y un precio reducidos.

Y aunque en el tema de marcas no nos gusta posicionarnos, si podemos decir que nuestra experiencia con la Panasonic GX80, la cámara que proponemos en este rango de precio es simplemente excelente. Una pequeña gran cámara, capaz de hacer fotos a 16 megapíxeles, vídeo en 4K y que cabe en el bolsillo de la chaqueta. Una mirrorless con una calidad de imagen que sorprende, y que además, dispone de una estabilizador óptico que permite grabar vídeo sin necesidad de disponer de un trípode, algo que en nuestro caso, consideramos primordial para no tener que cargar con tanto equipo.

Otra ventaja es que, casi todos los modelos nuevos que aparecen hoy en día disponen de conexión Wifi o bluetooth, lo que nos permite pasar fácilmente las fotos a nuestro móvil, para así poder subirlas a Facebook o Instagram de manera casi inmediata, y con una mayor calidad de la que nos daría nuestro teléfono.

Tampoco queremos cerrarnos en banda con una marca, otras como Olympus o Sony disponen de equipo similares con muy buenas prestaciones en este segmento. Quizás las marcas clásicas como Nikon o Canon se han quedado un poco atrás en este aspecto y siguen optando por las réflex que, en mi opinión, no son tan versátiles para nuestro trabajo, o por mirrorlesss que no tiene las prestaciones de sus competidoras.

Si no queremos liarnos con objetivos, siempre podemos optar por una compacta. Sin tener que renunciar a la calidad, y con la ventaja de tener un objetivo “todo en uno”, nuestra recomendación aquí es la Sony RX-100, una cámara compacta con toda la calidad que la marca japonesa ofrece, y unas características que nos serán muy útiles tanto para hacer fotos como vídeo en 4k. Aunque su última revisión se dispara de precio, podemos optar por las version IV, más económica pero igualmente potente, con un objetivo muy versátil y unas prestaciones espectaculares para su tamaño.

Otras cámaras compactas con muy buenas características son la Panasonic TZ100, especialmente destacable a la hora de realizar vídeos y con un estupendo objetivo Leica con zoom de 10 aumentos, suficiente para no echar de menos el poder intercambiarlo por otros como en sus hermanas mayores.

Hemos visto como todas las cámaras que he recomendado graban vídeo en 4K. A pesar de no estar todavía estandarizado, considero básico grabar en este formato, para asegurarnos que en el futuro el contenido que creemos se seguirá viendo con una gran calidad, ademas de otras ventajas como el superior bitrate al que graban las cámaras cuando lo hacen en 4K (y que se traduce en una mayor calidad de imagen aunque exportemos en Full HD), o la posibilidad de reencuadrar posteriormente al editar, y así acercarnos a la imagen si lo queremos. Además, ya que hacemos una inversión como esta, al menos que podamos aprovecharla durante bastante tiempo.

En este caso, no dejamos tampoco el móvil en nuestro bolsillo, ya que aquí se convertirá en el complemento perfecto y nos ayudará a la hora de realizar nuestras grabaciones. En mi caso, suelo utilizar estas apps:

  • Pocket softbox: Aunque no sirva estrictamente para grabar o editar vídeo, no puedo dejar de recomendar esta sencilla app que convierte nuestro móvil en una caja de luz, y que nos puede ayudar perfectamente como luz de relleno. Podemos ajustar la intensidad y temperatura de la luz, y aunque no de más opciones, cumple su cometido perfectamente.
  • Teleprompter: Otra app cuyo nombre describe perfectamente su función, y que convertirá nuestro dispositivo móvil (como muchas es mejor utilizarlo en una tablet), en un teleprompter similar al que se utiliza en los noticiarios. Podremos elegir la velocidad de reproducción, la fuente, e incluso, poner modo espejo, para que el texto se pueda leer a través de un espejo y la persona que habla pueda mirar directamente a cámara.
  • Image app: Otra de las ventajas de que las cámaras modernas dispongan de conexión wifi es poder controlarlas desde nuestro móvil o tablet. En nuestro caso, utilizamos la app propia de Panasonic, image app, que nos permite, además de traspasar las imágenes entre dispositivos, controlar la cámara de manera remota. Especialmente interesante hacerlo desde la tablet, pues el tamaño de la pantalla nos será de gran ayuda, principalmente a la hora de grabar vídeo, al hacer las funciones de monitor externo.
  • Fieldmonitor: si la anterior no os convence, hay una opción de pago que nos da más posibilidades de control de nuestra cámara. Fieldmonitor, disponible únicamente para iOS, permite un control total de la cámara desde nuestro iPhone i iPad, con opciones que lo convierten en un excelente sustituto a un monitor externo. Siempre, eso sí, teniendo en cuenta que al conectarse por Wifi, habrá un pequeño lag entre la acción y lo que sucede en pantalla. Pero aparte de esto, se trata de una herramienta utilísima.

3. EQUIPO DE FOTO Y VÍDEO PROFESIONAL

Damos un salto más en cuanto a calidad (y precio, por supuesto), para optar por un equipo para realizar vídeos y fotos a nivel profesional. Nuevamente aquí hay que destacar el auge en prestaciones y presencia de las cámaras sin espejo, capaces de desenvolverse sin problemas en los dos ámbitos, y con un tamaño más reducido, ideal para los que no podemos sacrificar la movilidad. Quizás sí que para fotos de estudio o de producto, es más aconsejable una cámara reflex, pero en nuestro caso, y estando enfocados más al apartado del vídeo, hemos optado por la Panasonic GH5. Un auténtico monstruo que ofrece algunas prestaciones solo disponibles en cámaras de cine profesional (vídeo HDR, 10 bits, 422, 4K a 60 fps…), junto con un cuerpo estabilizado, algo que ya decíamos anteriormente que era fundamental para no tener que ir cargando constantemente con un trípode.

Además, se combina perfectamente con nuestra otra cámara, la GX80, ya que disponen de perfiles de color y una calidad de imagen muy similares. De hecho, cuando nos hizo falta una cámara B nos decidimos precisamente por la pequeña de Panasonic por esa similitud en interface o en el vídeo resultante. Creedme cuando os digo que, en buenas condiciones de luz, cuesta encontrar la diferencia de una a la otra.

Aquí las alternativas son también muy destacables, destacando especialmente Sony con su línea A7 (R si tiramos más hacia la fotografía o S si optamos por el vídeo), con unas prestaciones también espectaculares, especialmente en ambientes con poca luz.

Si queremos optar por las cámaras con espejo, Canon con su 5D Mark IV y Nikon con la D850, también ofrecen unas altas capacidades tanto en vídeo 4k como especialmente en foto, al disponer de sensores full frame, aunque a costa de tener que cargar con equipos más pesados.

CONCLUSIONES

Optemos por el equipo que optemos (y que lógicamente dependerá de nuestro presupuesto), queda claro que disponemos de muchas opciones y ayudas para realizar vídeos y fotos a un nivel profesional, o que al menos den esta sensación. Comenzar aprovechando las ventajas y las características especiales de los móviles puede ser perfecto para adquirir unos hábitos de trabajo básicos a la hora de crear contenido audiovisual, y nos darán la oportunidad de desenvolvernos con la agilidad de este tipo de dispositivos, algo de después nos vendrá genial si decidimos dar el salto a equipos más profesionales.

Pero recordad que, como dice el refrán, el hábito no hace al monje y que por mucha cámara que compremos, la práctica, e ir perfeccionando nuestro método de trabajo serán el elemento principal a la hora de conseguir el éxito.

Y debemos tener en cuenta que, si trabajamos en el ámbito del social media, la rapidez a la hora de crear este contenido debe ser fundamental.

 

The following two tabs change content below.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR