Seguramente, habréis visto en los últimos meses un fuerte aumento de páginas que comparten vídeos en Facebook. Desde que en 2015 la red social comenzó a favorecer este tipo de contenidos en detrimento de otros como los enlaces o las imágenes (y no digamos ya los vídeos de Youtube), las empresas se han subido al carro de los vídeos, y cada vez nos encontramos más en nuestros feeds de noticias.

El usuario de esta red social no busca el mismo tipo de contenidos que en Youtube, y no quiere pasarse más de 30 o 40 segundos viendo la misma publicación. Es por ello que hemos visto proliferar multitud de páginas que comparten vídeos en Facebook con unas características muy especiales, como pueden ser su duración (menor al minuto), su formato cuadrado, ideal para verse desde el móvil o la tablet, y especialmente, la inclusión de texto en los vídeos. Porque, así como en Youtube u otras redes el sonido representa el 50% (sino más) de la clave del éxito para los vídeos, aquí los datos nos dicen que más del 80% de este contenido se consume sin sonido. De hecho, en vídeos que hemos subido últimamente para nuestros clientes este porcentaje pasa del 90%.

Esto se debe principalmente a dos factores: por una parte, el hecho de que estos vídeos se reproducen automáticamente cuando nos los encontramos en nuestro timeline, sin que tengamos que hacer nada para verlos. Y por supuesto, si nos encontramos con uno de estos vídeos mientras viajamos o estamos en el metro, es mucho más fácil que lo veamos si no es necesario que nos tengamos que poner los cascos, o molestar a las personas que tenemos alrededor.

Partiendo de este planteamiento (muy diferente al de Youtube, en la que es el usuario el que busca los vídeos), han aparecido multitud de páginas que pueblan hoy nuestros muros, y de las que seguro habéis oído hablar: Playground, Tasty, Upsocl… Páginas de las que todos habremos visto alguna vez algún vídeo, ya sea porque las seguimos o porque algunos de nuestros contactos han compartido una de sus publicaciones, y en las que uno de sus factores de éxito es que sus vídeos pueden verse sin sonido, y sin que nos perdamos nada de información por verlos así.

Además, la sencillez de sus contenidos, y las temáticas que comparten, hacen que su viralidad alcance cotas que ya quisieran otras páginas mucho más “profesionales” de noticias (no es raro ver como medios más “serios” como La Vanguardia se han adaptado y han comenzado a publicar contenido de este tipo).

Pero, aunque se trate de vídeos sencillos de crear, al menos para empresas que disponen del equipo y los profesionales necesarios, para el resto de mortales, los que practicamos lo que me gusta llamar el Social Media DIY, sigue siendo algo muy difícil, y que requiere de un tiempo del que, en nuestro día a día no disponemos, además de un equipo caro y complicado de conseguir.

Por suerte, existen algunas herramientas muy sencillas que nos pueden ayudar en este cometido, y que nos permitirán, de un modo relativamente rápido y económico, crear vídeos de este estilo, que podremos compartir en nuestras páginas de Facebook para aumentar el tan deseado alcance, el santo grial de los social media managers ahora mismo en esta red social.

Crear vídeos con el móvil pensando en las redes sociales

Una de estas herramientas, que descubrí hace poco gracias a la estupenda página de El Taller Audiovisual, (especialistas en crear vídeos utilizando únicamente dispositivos moviles), es Quik. Anteriormente conocida como Replay, fue comprada hace unos meses por GoPro, que además de rebautizarla con su actual nombre, lanzó su versión para Android, además de potenciar sus características y añadir algunas otras que la convierten en una opción genial para poder montar vídeos con el móvil de manera sencilla, y en nuestro caso, ideales para compartir en Facebook.

Editor de videos para redes sociales

Para comenzar, diremos que Quik es una app que nos permite editar vídeos de un modo muy sencillo. Simplemente añadiendo los fragmentos que previamente hayamos grabado (también permite hacerlo con fotos), será la misma aplicación, mediante una serie de plantillas, la que nos cree los vídeos de manera automática. Esto, que podría parecer que nos va a dar como resultado un popurrí de escenas o fotos puestas una detrás de la otra, se convierte en este caso en un interesante trabajo, ya que una de las virtudes de Quik es que adapta todas las transiciones y efectos a la música que hayamos elegido, lo que le da al resultado una apariencia mucho más trabajada que otras aplicaciones similares. Especialmente destacable es el resultado logrado con imágenes (ya sabemos lo que cuesta grabar vídeos en según qué ocasiones), a las que Quik dará un efecto de zoom y movimiento, haciéndolas mucho más amenas y agradables de ver.

Además, las músicas que nos propone en cada una de las plantillas, si bien no son muchas, sí tienen una calidad mucho mayor que las que podemos obtener por ejemplo del banco de música de Youtube. Pero incluso si no queremos utilizar una de estas melodías, podemos subir una de las que tengamos en nuestro dispositivo. Quik detectará lo que él llama “beats”, o puntos álgidos (seguro que un experto en música ha puesto el grito en el cielo al leer mi explicación sobre lo que son los beats, pero ya se entiende), y adaptará el montaje al ritmo de la canción.

¿Pero no habíamos dicho que en Facebook la gente ve los vídeos sin sonido? ¿A qué viene entonces este rollo sobre las maravillas de Quik en este aspecto? Bien, me respondo yo mismo. Efectivamente, esta es una de las muchas virtudes de Quik, pero no la única. La segunda característica que a mi me tiene enamorado, y que lo hace ideal para Facebook, es el hecho de que con un simple click en la pantalla nos cambie el formato del vídeo entre horizontal o panorámico, ideal para Youtube, o cuadrado, ideal para Facebook. Y todo ello adaptando todo el contenido (títulos, transiciones, efectos…), y sin que se vean molestas bandas negras a los lados. De hecho, es sencillísimo crear dos versiones de cada proyecto, una para Youtube y otra Facebook, y cada una con el formato más adecuado.

Por supuesto, otro de sus puntos fuertes es el hecho de poder añadir texto en los vídeos, algo que, como ya comentaba antes, está a la orden del día en cualquier vídeo de éxito en Facebook. Quik nos permite añadirlo entre escenas, a modo de títulos, o incrustados dentro del vídeo, a modo de subtítulo. De esta manera, al combinar imágenes con textos explicativos, tendremos un resultado muy similar al de estos vídeos de éxito que tan acostumbrados estamos a ver.

Y si bien nos tenemos que limitar a una serie de plantillas, todas ellas son personalizables, al igual que el montaje en sí o la duración del vídeo. Y todo ello con las ventajas para muchos de poder hacerlo todo desde el móvil. Porque hoy en día, si bien queda muy pro llevarse la reflex y montar todo el equipo de grabación (algo que nosotros hacemos, que quede claro), disponemos de unos móviles con unas cámaras muy potentes, y que ya nos dan una calidad excelente de grabación. Ir a un evento o lugar especial, grabar vídeo o hacer fotos, y después montarlo todo con Quik hace que el trabajo para crear este tipo de contenidos sea mucho más sencillo y efectivo.

Editor de videos con el movil

Quik no tiene ningún tipo de “contraprestacion” por el hecho de ser gratuito. A diferencia de otros editores del estilo, no tiene opciones premium y no nos obliga a incluir ninguna marca de agua o logo en el vídeo resultante. De hecho, pagaría gustosamente por tener algunas opciones más, como más plantillas o más música, pero igualmente hay suficiente contenido en este aspecto.

Quik está disponible tanto para Android como para iPhone, y en combinación con un buen móvil se convierte en una poderosa herramienta para crear vídeos de manera muy sencilla. Y si bien o tiene que venir a sustituir a una cámara profesional y al Premiere (ni lo pretende), sí que nos sacará de más de un apuro en aquellas ocasiones en las que no disponemos de este equipo, y queramos hacer algo efectivo y con poco esfuerzo.


Un ejemplo de lo que podemos hacer con Quik combinando unas cuantas fotos, y en pocos minutos.

Os recomiendo comprobarlo vosotros mismos y empezar a utilizarla para crear contenidos de este tipo. ¡Seguro que no os arrepentís!

The following two tabs change content below.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR